Permeabilidad intestinal, La intolerancia al gluten, a la caseína

Los complejos inmunes se pueden acumular en los tejidos. Los medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos (AINES, por ejemplo el diclofenaco, el voltarén, el sulindaco, el naproxeno, la indometacina, etc.), aumentan la permeabilidad intestinal creando más complejos inmunológicos que dan origen a la artritis. 

Por último, existen también otros alimentos tóxicos como aquellos que contienen glutamato monosódico y aspartame, que son excitotoxinas (sustancias químicas que pueden causar daño al cerebro y al sistema nervioso) capaces de aniquilar las células del cerebro

La intolerancia al gluten

Permeabilidad-intestinal-La-intolerancia-al-gluten-a-la-caseína
El gluten es una mezcla de varias proteínas que se encuentran en el endosperma de todos los granos o cereales. Es responsable de la elasticidad de las pastas, por lo que se lo puede considerar como "la goma" de los cereales. De hecho, la goma es fabricada a base de gluten. Esto les puede ilustrar lo difícil que es digerir el gluten. 

El gluten se divide en dos grupos: las prolaminas y las gluteinas. Las proteínas de la familia de las prolaminas se hallan a la raíz de la enfermedad celíaca. 

El trigo, el centeno y la cebada son los cereales más tóxicos, seguidos del maíz. Durante millones de años, los hombres mantuvieron una alimentación natural, análoga a la alimentación de los animales salvajes. Las enzimas y las mucinas digestivas estaban adaptadas a las diversas sustancias ingeridas. Por el contrario, la alimentación moderna es rica en macromoléculas nuevas, a las cuales las enzimas y las mucinas no se han adaptado. 

Aun en cantidades pequeñas o excepcionales, un alimento que contiene gluten provoca lesiones en el intestino. Actualmente las industrias agroalimentarias modifican excesivamente los cereales, que se han convertido en sustancias poco asimilables y, por consiguiente, son más tóxicos que aquellos que solían consumirse en el pasado. 

He aquí una lista no exhaustiva de cereales y de sus porcentajes de prolaminas:
- Trigo 69% de alfa gliadina
- Espelta 69% de alfa gliadina
- Kamut 69% alfa gliadina
- Centeno 30 a 50% de secalina
- Cebada 46 a 52% de hordenina
- Maíz 55% de zenina
- Sorgo 52% de carifina
- Mijo 40% de panicina
- Avena 20 a 30% de avenina
- Tef 12%
- Arroz 5% de orzenina
La quínoa, el amaranto y el trigo sarraceno son "pseudocereales", y suelen ser mejor tolerados, pero igualmente algunos contienen prolaminas y pueden afectar a las personas más sensibles al gluten. 

La sensibilidad al gluten comprende una reacción retardada que concierne a los anticuerpos IgG. Aliviar los efectos del gluten en la salud puede tomar semanas o meses después de haber eliminado el consumo de estos alimentos. 

Cuando estas proteínas o péptidos en los cereales no se degradan completamente - no se digieren - , pueden traspasar la pared intestinal, abrirse paso al torrente sanguíneo y provocar reacciones inflamatorias. Por ejemplo, la zonulina es una proteína que producimos como respuesta a la ingesta de gluten y que provoca permeabilidad intestinal. Ciertos investigadores han relacionado a esta proteína con la permeabilidad de la barrera hematoencefálica que protege nuestro cerebro, y es por esto que puede afectarnos a nivel neurológico. Los virus de las vacunas pueden circular en la sangre y abrirse paso al cerebro, lo que facilita el desarrollo de problemas mentales, entre otros. Además, la zonulina también ha sido relacionada con la permeabilidad de la piel y es una de las causas de problemas cutáneos como el eczema o la psoriasis. 

Los péptidos o proteínas no degradables del gluten se asemejan a los péptidos opioides y se comportan como los derivados de la morfina. Aquellos que acostumbran auto-medicarse con el gluten (por ejemplo, comiendo para sentirse mejor anímicamente) pueden tener síndrome de abstinencia al quitarlo de la dieta. 

Los péptidos provenientes del gluten provocan cambios en el comportamiento y favorecen el desarrollo de enfermedades degenerativas y del sistema nervioso central. 

Algunos síntomas y signos de la intolerancia al gluten son: Las anemias, los efectos negativos sobre la memoria y el aprendizaje, los problemas escolares, la dislexia, la falta de autoestima, la disminución de la sociabilidad, la depresión, los problemas de insomnio, las modificaciones en la libido, el estreñimiento, la diarrea, el gas intestinal, la enfermedad de Crohn, etc. 

Los péptidos opioides perturban el aprendizaje, las emociones y la sociabilidad. Aquellos que derivan del gluten tienen un rol etiopatogénico en el autismo. Existe una fuerte correlación entre la incidencia de la esquizofrenia y el consumo de cereales. 

El déficit inicial es digestivo y enzimático, y genera una carencia de peptidasa y dipeptidasa de tipo 4, una enzima destinada a destruir la gluteomorfina durante la digestión. Eso provoca una digestión incompleta del gluten, transformándolo en péptidos opioides o en péptidos que se asemejan a los virus y desencadenan reacciones inmunitarias en el cuerpo. Estos péptidos que atraviesan los intestinos y que se esparcen por todo el cuerpo, provocan lesiones tisulares a través de reacciones inflamatorias. Al comportarse como virus o como ciertos derivados morfínicos, provocan cambios en el comportamiento y favorecen el desarrollo de enfermedades degenerativas. 

La intolerancia al gluten se resume en la perturbación de nuestro sistema enzimático. Las proteínas de los cereales son, en efecto, digeridas de manera incompleta. 

Los metales pesados que se acumulan en cuerpo tienen una acción inhibidora en una clase de enzimas llamadas las peptidasas, cuya función está altamente orientada hacia la descomposición completa de las proteínas alimentarias provenientes del gluten. El mercurio inhibe la dipeptidasa de tipo 4. 
Las proteínas derivadas del pan, que no se degradan completamente, atraviesan la pared intestinal - ya alterada por una hiperproliferación de levaduras, el mercurio, los medicamentos y el gluten por sí mismo - e ingresan al torrente sanguíneo. 

Los hongos como el candida albicans pueden invadir la pared del intestino rápidamente e instalarse en la mucosa intestinal, obstaculizando la absorción normal de los alimentos, por ejemplo. 

Algunos ejemplos de las más de 300 enfermedades vinculadas al consumo de gluten son el autismo, los comportamientos obsesivos compulsivos, la epilepsia, la psoriasis, la infertilidad, las enfermedades autoinmunes, etc. 

Todo lo que he mencionado con respecto al gluten se aplica también a la caseína, una de las principales proteínas de los productos lácteos como la leche, el queso, la crema, el yogur, etc. 

La hiper-proliferación de levaduras lesiona la pared intestinal y provoca la hiper-permeabilidad intestinal. 

La alimentación tóxica es un factor ambiental que excita el sistema inmunológico y provoca una reacción intestinal. Si usted deja de estimular el sistema inmunológico, el sistema se calma poco a poco, y comienza a regularse. Si uno sana la permeabilidad intestinal comenzará la curación. Cabe mencionar que el mercurio aumenta la permeabilidad intestinal. 

La intolerancia a la caseína 
La-intolerancia-caseína-leche
Los productos lácteos pueden provocar varios problemas, ya sea debido a una sensibilidad a la caseína que se deriva en problemas similares a los del gluten de los cereales, o bien a través de una intolerancia a la lactosa o de los contaminantes, antibióticos, hormonas e infecciones del ganado vacuno en ciertos países. 

La mayor parte de la población europea no estaba bioquímicamente preparada para alimentarse de la leche cuando comenzó a hacerlo. Debido a la falta de respeto al medio ambiente y al uso de diversos contaminantes, que nos llegan directamente de la hierba que consumen las vacas, la leche producida hoy en día es una mezcla de contaminantes, metales pesados y pesticidas, sin contar la adición de antibióticos, vacunas o mercurio, hormonas, etc. Por ende, puede ser muy tóxica para el organismo. 

Muchas personas sufren de problemas digestivos, patologías físicas o problemas mentales como consecuencia del consumo abusivo de productos lácteos. 

A eso se suma que el mercurio en los lácteos causa graves alteraciones en la pared intestinal y en el cerebro, además de grandes desperdicios o bloqueos del sistema enzimático. Finalmente, este veneno termina fijándose en diversos tejidos y órganos. 

Nuestros órganos vitales intoxicados (tales como el hígado) tratan de deshacerse de esta toxina por todos los medios, a pesar del consumo diario de alimentos indeseables. 

Además, la leche inhibe la secreción de tóxicos como el mercurio. 

La pared intestinal alterada le permite a los péptidos morfínicos de los productos lácteos - así como a los productos del gluten - , pasar directamente al torrente sanguíneo y acumularse en diversos órganos. La mala digestión de estos péptidos también provoca enfermedades psíquicas. 

Entre los problemas de comportamiento se encuentran los siguientes: problemas de memoria y de concentración, hipo-actividad, melancolía, depresión, diversos síndromes autísticos, insensibilidad al dolor, automutilación, anorexia y bulimia, y epilepsia

Algunas enfermedades crónicas relacionadas con los productos lácteos son: problemas de peso, dolores de cabeza, problemas ORL (sinusitis, bronquitis, rinitis, otitis, asma), problemas de la vista, estrabismo, conjuntivitis, problemas de la piel (dermatosis, eccema, acné), enfermedades inflamatorias y reumatismos (artrosis, artritis), fibromialgia, fatiga crónica, etc. 

La leche está relacionada con la diabetes tipo 1 y también es responsable de la osteoporosis que supuestamente debería prevenir. Observemos a nuestros vecinos asiáticos que casi no consumen productos lácteos y no sufren estas consecuencias en su salud ni en sus huesos.
 
Dr. James Valllejo Quintero



unete a nuestro facebook 
y en Twitter @rinnova_sas

4 comentarios:

  1. Muy interesante esta entrada.
    Puedo hacerle una consulta? Tengo una bebé de 6 mese que me preocupa su desarrollo. Desde los 3 meses presento problemas digestivos con la leche materna, deje lácteos, mejoro, pero hicieron que volvieran introducir para confirmar diagnostico. No volvió a funcionar. Estuvo sin diagnosticar dos meses y el destete fue de golpe. Las pruebas alérgicas dieron positivo a leche, trigo y gluten. Sigue sin estar al 100%. Llevamos una dieta de aminoácidos. Y voy introduciendo poco a poco alimentos.
    Mi hija es otra a raíz de todo esto. Aunque lleva un desarrollo motor bueno (se sienta, intenta gatear, alcanza las cosas, tiene fuerza, responde a nombre) siento un retraso en lo oral, antes hablaba más, y balbuceaba mas. Ha cesado muchísimo, o por que sigue molesta o otra cosa. Responde a su nombre, pero a veces esta ausente. Imita poco, aunque sonríe, tiene apego a mi. No le interesan muchas cosas, y esta todo el rato inquieta. Aunque responde al dolor, la ultima vez que la pincharon no lloro. Me preocupa, algo me dice que no esta bien. Ya no lo se, si por la propia intoxicación y aun después de 2 meses sigue inflamada, o bien, haya podido afectar a nivel neurológico. Vivo en España, y consultar a un neurólogo por temas tan específicos no me va a decir mucho. Mi pregunta es, ¿cree que por dos meses sin diagnosticar puede haber afectado a su cerebro? Es recuperable? que signos de alerta tengo que tener. Que justificaría una visita a un neurólogo? Con quien podría compartir estas dudas, con que especialidad, sin que me miren mal?
    Creo fervientemente que ha tenido permeabilidad intestinal y algo se me va de las manos.
    Agradezco mucho de antemano, estoy totalmente ciega en este aspecto y con poco apoyo alrededor.

    Si no le molesta, podría mandarle un email.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola , gracias por tu comentario, y pregunta, para recibir toda la información acertada comuinicate con nuestro centro y pregunta por el dr james vallejo, el te puede dar toda la información necesaria al respecto
      tel 4739449

      Eliminar
  2. Muchas gracias, vivo en España, podría darme la numeración completa?

    ResponderEliminar
  3. Si ellos saben más y hacer más, entonces ¿por qué muy pocas personas consiguen ayuda o alivio de ellos? Frente a él, ellos saben cómo prescribir píldoras, pero saben muy poco acerca de la nutrición, ser saludable o el tratamiento y la curación del cuerpo y las enfermedades crónicas. La mayoría son ignorantes al gluten, productos químicos y toxinas y cómo afectan el cuerpo. Lanza una píldora a que es su solución de 99% de las veces.
    http://bit.ly/1bxX17u

    ResponderEliminar

Tu opinion es muy importante para nosotros.

Popular Posts